Campaña Nacional e Internacional “La Paz Sí es Contigo” // Movimiento Político y Social Marcha Patriótica


1. Con el acuerdo, llega la paz a Colombia: ¿Se amplía la democracia?
Por: Javier Calderón Castillo – Marcha Patriótica

Tras 52 años de conflicto, se logró un acuerdo que incluye una reforma rural integral y cambios profundos en el sistema electoral.

Las delegaciones de paz del gobierno colombiano y las FARC-EP, emitieron desde La Habana, el comunicado Nº. 93 a cuatro años de comenzados los diálogos, para informarle al país y al mundo que llegaron al acuerdo general para una paz estable y duradera, concluyendo, nada más ni nada menos, 52 años de conflicto armado interno abriendo la democracia. 

Con sendas presentaciones en ese momento histórico para Colombia, los jefes de los equipos Humberto De la Calle (gobierno) e Iván Márquez (FARC) manifestaron –desde orillas distintas- sus sentimientos y posicionamientos sobre el acuerdo. Coincidieron en reconocer que está trazada la hoja de ruta para la paz, empezando así la tercera fase del proceso, que es la implementación y el cumplimiento cabal de los contenidos de los seis puntos acordados . "No hubo vencedores ni vencidos, nadie claudicó en sus posiciones, ideologías o convicciones", advirtió De la Calle como representante del gobierno. 

Habló del acuerdo posible para transitar hacia la democracia y permitir la disputa de proyectos de país sin que nadie sea asesinado por su militancia política. Los mensajes fueron un baño de realidad para la sociedad colombiana y para los entendidos de la política internacional, sobre todo por aquellos que vienen criticando desde posiciones extremas –de derechas o de izquierdas- que desconocen, cada una con pocos argumentos, la legitimidad de este acuerdo. 

La guerrilla de las FARC está hablando en clave política, invitando a la sociedad a movilizarse para conseguir la Justicia Social. Márquez afirmó que "los acuerdos y el pueblo son una sinergia como el mar y las olas, siendo el mar los acuerdos y el pueblo las olas" que harán posibles las transformaciones sociales en Colombia. Mensaje que ratifica el planteamiento de realidad, según el cual la firma de un acuerdo no garantiza nada, no es mágico, no es una esencia; será el movimiento popular con su participación protagónica el que logre los cambios sociales y políticos que consoliden la paz. El acuerdo se cierra con muchos contenidos. 

El proceso giró en torno a seis puntos de discusión, de los cuales resultaron una Reforma Rural Integral; una transformación del sistema electoral y de garantías para el ejercicio de la política de todos los sectores de la sociedad; una Justicia Especial para la Paz, que juzgará a personas de ambas partes que hayan cometido delitos de guerra, incluyendo a civiles financiadores o instigadores del paramilitarismo; un esquema no punitivo para la modificación de la matriz productiva en el campo, que pase del monocultivo de la hoja de coca hacia productos agroalimentarios (un desafío para la visión punitiva de la fracasada guerra contra las drogas); un esquema de cese al fuego y dejación de las armas con un cronograma definido para que ocurra en 180 días; un mecanismo de incorporación a la actividad legal de los ex combatientes de las FARC, que tendrán cinco voceros en el Parlamento entre 2017 y 2018, y diez parlamentarios (cinco en cada Cámara) desde 2018 hasta 2026. 


Además, se creará una comisión conjunta gobierno y FARC que dirigirá la implementación de los acuerdos. El 2 de octubre, este acuerdo tendrá su primer gran desafío en el plebiscito, el país concurrirá a las urnas para decir SÍ a la paz pensando en el futuro, o para saltar al pasado de guerra y despotismo con un No. Serán 40 días de campaña donde se tendrá que desatar toda la creatividad que acabe con las matrices que persisten de la terrible guerra de IV generación que fue aplicada en los últimos 15 años. 
Es preciso recordarle a la población colombiana, que todo lo bueno comienza con un SÍ y que en el plebiscito le dirán SÍ a Colombia, es preciso recordar que en el exterior la migración colombiana podrá votar y aportar a este momento tan importante para el país y para el continente. Como se puede ver, serán muchos retos los que tendrá la sociedad colombiana en el post acuerdo, entre otros, ampliar los debates y disputas en contra del neoliberalismo, modelo en crisis que está tratando de ser rescatado con más recetas que destruyen el trabajo y concentran la riqueza en pocas manos. 

El conflicto social no se acaba. Pero con este acuerdo, se amplía la democracia para que los distintos modelos de país se sometan al escrutinio de las mayorías. El acuerdo suscrito el miércoles es el comienzo de la paz que podrá contagiar de ánimo a la región golpeada por la ofensiva neoliberal, mucho más si tenemos en cuenta que los diálogos de paz son resultado del proceso integrador de la región, por cuanto fueron impulsados por la CELAC y la Unasur, quienes han jugado un papel fundamental. Cuba, Chile y Venezuela fueron garantes y facilitadores que juntaron dos visiones de país completamente distintas y contrapuestas en el campo de batalla durante tantas décadas.

2. La Paz Sí es Contigo desde Argentina.
Laura Capote, Marcha Patriótica – Capítulo Argentina

La coyuntura del plebiscito y la refrendación de los Acuerdos de paz logrados en La Habana – Cuba entre la insurgencia de las FARC- EP y el Gobierno Colombiano marca un escenario en el que los movimientos políticos y sociales dentro y fuera del país debemos, a partir de nuestras propias formas de hacer política en campos y ciudades - por primera vez, en la mayoría de los casos- aprender y experimentar las formas de hacer política en escenarios electorales no tradicionales como éste,  y lograr construir una Campaña sólida que garantice una victoria contundente del SÍ ante la pregunta del plebiscito.

Tanto en Colombia, como en el exterior, el trabajo por la visibilización del conflicto político, social y armado, y el interés por sumar Colombianos y Colombianas a nuestro proceso de construcción, a pesar de no ser tarea sencilla, se ha ampliado y se ha profundizado generando que cada vez seamos más quienes decidimos sumar nuestros pasos, manos y corazones a la posibilidad de crear una Colombia en Paz con Justicia Social, esa que particularmente desde el exterior cuesta imaginar real, y que cuestionamos al compararla con los numerosos avances en materia de derechos sociales que vemos reales en los países a los que hemos migrado, inclusive dentro de América Latina.

Es precisamente todo ese trabajo que durante años hemos realizado desde el exterior respondiendo a éstas necesidades que nos ha permitido llevar adelante la importante tarea de hablar de la Paz en Colombia, yendo desde la caracterización de nuestro conflicto y el llamamiento a la comunidad latinoamericana a abrazar y exigir la solución política al mismo, hasta la realización de Pedagogías para la Paz donde conversamos y estudiamos los puntos del Acuerdo desde una perspectiva regional y enfatizando la creciente migración de Colombianos y Colombianas en el exterior como una consecuencia más de la conflictividad que nos aqueja y que urge resolver para tener la posibilidad de acceder a mejores condiciones laborales, o una mejor formación técnica o profesional sin necesidad de tener que salir de nuestro país.

La realización de la Campaña “La Paz Sí es Contigo” en Argentina, lanzada el pasado 9 de Septiembre en el emblemático Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires con un Festival por el SÍ,  se inscribe en éste escenario, y consideramos ha sido un éxito producto de un trabajo arduo que hoy da sus frutos: Migrantes colombianos y colombianas de diferentes vertientes políticas, agrupados y no agrupados, pertenecientes o no a organizaciones sociales, hemos construido el “Encuentro de Colombianos y Colombianas por el Sí a la Paz”, un escenario de unidad y articulación de quienes decidimos trabajar conjuntamente por lograr que en Argentina gane el Sí en las urnas del próximo 2 de Octubre, y que quienes responden a ésta Campaña afirmativamente hagan eco de ella con sus familias y círculos sociales en Colombia para hacer de la victoria del SÍ en el plebiscito una posibilidad real.

Además de ello, la creación de distintos colectivos que impulsan la campaña en distintas ciudades del país como Rosario, Córdoba y La Plata demuestra que la necesidad de dar a conocer los acuerdos e invitar a todos y todas las migrantes de nuestro país a votar con un SÍ es una responsabilidad que desde el exterior debe reforzarse cada vez más, buscando eliminar el imaginario equívoco de que irse de Colombia es olvidarse y apartarse de su historia y su coyuntura, sumado a la inscripción en el Consulado de Colombia en Buenos Aires de tres Comités de Campaña por la opción SÍ que buscamos articular actividades y hacer de ésta una campaña que genere tanta identificación y unidad en la población colombiana migrante como lo hace el deporte, la comida o la música, y que ha tenido un éxito rotundo en las más de cuatro o cinco actividades que se hacen por semana en las distintas ciudades donde la Campaña hace presencia.

Vale la pena resaltar que éste trabajo de Campaña no sólo lo hemos construido Colombianos y Colombianas: La movilización social argentina, y de las distintas colectividades migrantes en éste país ha sido fundamental para poder llevarla a cabo y garantizar su funcionamiento, la solidaridad y hermandad de pueblo argentino y latinoamericano con la Paz de Colombia ha sido una realidad concreta que nos conmueve y fortalece a diario para seguir haciendo de la lucha por la Paz con Justicia Social para nuestro país una meta que seguimos persiguiendo, y que construimos a diario con las manos de nuestros hermanos y hermanas de Nuestramérica y de diversos países del mundo que, a pesar de la violencia y los conflictos en sus lugares de origen , como en el caso de los y las Palestinas, Kurdas, Saharauis, han demostrado tomar la causa Colombiana como una propia y sumarla a su lucha por un mundo más digno, libre y humano.

La Paz de Colombia es la Paz de la región, por eso desde el exterior Vota Sí a la Paz.

3. LA X CONFERENCIA GUERRILLERA DE LAS FARC-EP: PEDAGOGÍA, REFRENDACIÓN Y APERTURA A LA DEMOCRACIA:
Editorial de APA (Agencia de Prensa Alternativa – Colombia)

Es esperanzador ver que hoy las FARC-EP inician su tránsito a la vida política legal, no desde la lógica que muchos pretendían de la negación de su esencia política, sino desde la democracia interna, y de la construcción de una apuesta política que encuentra nuevas formas de expresión

En 52 años de existencia las FARC-EP han realizado nueve conferencias guerrilleras, como el espacio máximo de decisión de los planes político-militares de esta organización. En el 2016, por primera vez en su historia, esta organización realiza dicho evento a la luz de los ojos del país, y esta situación no puede generar más que un sentido de esperanza para el inicio de cambios en el panorama político colombiano.

Para desarrollar esta idea de cambios en el panorama político es necesario subrayar los objetivos de esta conferencia: en primer lugar analizar y refrendar el Acuerdo Final, y como segundo propósito, producir disposiciones políticas y organizativas para el tránsito a un movimiento político o partido, para garantizar las transformaciones necesarias para el Buen Vivir1.

El objetivo del análisis y refrendación del Acuerdo Final se convierte en una muestra importante de las tradiciones organizativas de las FARC-EP, sobre todo, al mostrar al país sus formas y prácticas de democracia interna en la decisiones que, a diferencia de la narrativa continua de los medios de comunicación y gobiernos colombianos, muestra el carácter político de esta organización, y la forma en que sus principios ideológicos se desarrollaron en el marco de la confrontación armada.

Con respecto a la definición de los lineamientos para el tránsito a la construcción de un movimiento o partido político, estos se proyectan como retos grandes para el Estado colombiano y para esta misma organización, dado que no se puede dejar de lado que este tránsito ya se había ensayado y justamente la institucionalidad, en complicidad con los paramilitares, se encargó de la eliminación sistemática de los miembros de la Unión Patriótica. Las reflexiones, decisiones y la propuesta política que se desarrollará en esta conferencia, se convierten entonces en una apuesta clara por creer que la izquierda comunista tendrá una oportunidad de defensa y disputa en el sistema político, bajo las condiciones de una democracia fortalecida emanada de los acuerdos.

Así, como generación de colombianos y colombianas que nacimos y crecimos en medio de la confrontación armada, no puede ser más que esperanzador ver que hoy las FARC-EP inician su tránsito a la vida política legal, pero no desde la lógica que muchos pretendían de la negación de su esencia política, sino desde la aplicación, desarrollo y puesta en marcha de sus principios organizativos de democracia interna, y de la construcción de una apuesta política que no abandona sus fundamentos ideológico-políticos, sino que encuentra nuevas formas de expresión que serán vitales para la construcción de un nuevo país.

Contacto: 
Laura Capote (Secretaría de Comunicaciones)
+54 9 11 5865 3396 – prensamp.arg@gmail.com

0