Los indignados de République // Fermín Grodira


Una acampada tras una manifestación masiva. Un desalojo policial. Efecto llamada. ¿Hablamos del 15-M? No, a diferencia de la Puerta de Sol de Madrid, este movimiento no ha surgido espontáneamente, sino que ha necesitado un mes de preparación.
2 DE ABRIL DE 2016

“Este sistema nos es impuesto, gobierno tras gobierno, al precio de múltiples fórmulas de negación de la democracia. El proyecto de la reforma laboral será frenado y Manuel Valls caerá. No volveremos a casa después del 31 mientras sigan empecinados en construir un mundo para nosotros, pero contra nosotros”. De esta manera llamaba el colectivo Convergencia de Luchas a rebelarse contra la reforma laboral “a la española” del gobierno de Hollande. Y la llama prendió. Cientos de personas no volvieron a casa tras la huelga general y la manifestación unitaria, sino que permanecieron la nuit debout (la noche en pie, así han bautizado en Francia la protesta) en la plaza de la República de París. 

A las 6 de la mañana de esa madrugada, la policía desalojó a quienes quedaban, pero el colectivo llamó a volver al día siguiente y permanecer “desde el 1 de abril hasta la noche del domingo al menos”. Miles de personas respondieron a la llamada de Convergencia de luchas a  “todas las fuerzas progresistas a reunirse y amplificar este movimiento”. Y de nuevo, a la misma hora, volvieron a ser desalojados. Han acordado volver.

La alcaldesa socialista de París Anne Hidalgo declaró tras el primer desalojo que"los lugares públicos no pueden ser privatizados" y “no pueden ser utilizados libremente y estamos obligados a hacer respetar un poco el orden en esta ciudad". La cuenta oficial de Twitter de los manifestantes respondió: “no ocupamos, no privatizamos, solo estamos de pie”. 

Una acampada tras una manifestación masiva. Un desalojo policial. Efecto llamada. ¿Hablamos del 15-M? No, a diferencia de la acampada en la Puerta de Sol, este movimiento no ha surgido espontáneamente, sino que ha necesitado un mes de preparación. El grupo promotor Convergencia de Luchas, formado por una veintena de personas, se define como "mujeres y hombres de todos los orígenes, actores sociales y políticos, espontáneamente reunidos en torno a la dinámica generada por la película de François Ruffin Merci, patron!". 

Este documental satíricovisto por más de 200.000 espectadores en poco más de un mes, ha causado un gran revuelo en el país galo. Cuenta en clave satírica cómo una familia despedida por una compañía propiedad de Bernaud Arnault, la persona más rica de Francia, busca una indemnización con la ayuda del director de la película, François Ruffin, quien fundó en 1999 Fakir,  un periódico en papel de investigación social sin publicidad ni subvenciones. "Fakir no está vinculado a ningún partido, ningún sindicato, ninguna institución”, advierte en su página web.

El mismo día de su estreno, el 24 de febrero, se formó el colectivo Convergencia de Luchas, decidido a aprovechar el impulso de la convocatoria de huelga general y la popularidad del documental para dar continuidad y unir a las diversas luchas sociales.

Centenares de personas acudieron a la asamblea del 1 de abril,  y se organizaron en diversas comisiones temáticas: logística, comunicación, asamblea ciudadana, animación, acción y recibimiento. Ben tiene 33 años y participa en la comunicación del movimiento. “Buscamos encontrar nuevas formas de movilización porque desde hace años se repite el mismo camino. Los sindicatos llaman a un día o dos de huelga y cada uno vuelve a su casa y se acabó”, sostiene para defender que “hace falta encontrar nuevas formas de movilización que sean capaces de ocupar el espacio, de durar en el tiempo y de hacer crecer el movimiento” 

Para Ben el objetivo de la Nuit debout no es solo frenar la reforma laboral, sino “trabajar en la convergencia de luchas, reunirse y proponer cosas nuevas”. El colectivo Convergencia de Luchas afirma que, aunque el proyecto de reforma laboral fuese retirado mañana, la protesta continuaría. Parece que un nuevo ciclo de movilizaciones de izquierda se abre en Francia, cuando la deriva liberal del Partido Socialista y el ascenso del Frente Nacional prometía un largo invierno a los progresistas galos.

Entre los participantes en las asambleas y comisiones, llama la atención la elevada presencia de españoles en la Nuit debout. Uno de ellos es Pablo Lapuente. Ha tomado parte en la asamblea general y está presente en la comisión de asamblea ciudadana. Ha venido junto con otros compañeros españoles del círculo de Podemos París en el que participa. Todos vivieron el 15-M y viven con nostalgia estos días. Incluso se permiten el lujo de dar  consejos de organización o logística a los “indignados” por su experiencia previa. Las referencias a España son constantes entre los asistentes y en las redes sociales. Hasta la cuenta oficial en Twitter de la Nuit debout  publica tuits en español. La palabra “Podemos” también se puede escuchar en boca de los  acampados.

Muchos Erasmus españoles también se encuentran en la plaza, como Antonio, un estudiante de Filosofía de 20 años, que tras participar en la huelga general el día anterior, el 1 de abril acudió a République. La ley de trabajo que ha causado la protesta está inspirada en la española, como ha admitido el primer ministro Valls. Muchos de los españoles afirman que sufrieron la reforma laboral en España y quieren evitar volver a padecerla en su nuevo hogar. La asamblea de Marea Granate París ha decidido cambiar la ubicación de sus asambleas y realizarlas a las 8 de la tarde en esta céntrica plaza.

La logística de la acampada se asemeja también a la de la Puerta de Sol en esos días de mayo y junio. Una carpa cubre la función de enfermería; se han instalado en diversos puntos papeleras de reciclaje hechas con cartones; una cantina improvisada sacia el apetito de los acampados… 

Llama la atención que, en una ciudad tan multiétnica como París, la inmensa mayoría de los presentes sean jóvenes blancos de clase media. También son mayoría los hombres en los turnos de palabras en las asambleas y comisiones, aunque la cantidad de mujeres presentes sea similar. 

Gran parte de los participantes tienen una edad entre los veinte y los treinta años, con muchos universitarios participando en los debates. Algo que también recuerda a las plazas de España.



El desalojo de la Puerta del Sol, en Madrid,  supuso la expansión de las acampadas a las plazas de las principales ciudades y pueblos. En cambio, en Francia, tras dos desalojos el movimiento sigue reducido a París pese a que el 31 de marzo hubo intentos frustrados por el mal tiempo o la policía en otras ciudades. Para el sábado se han convocado solamente dos concentraciones en dos ciudades pequeñas, Caen y Pau.

El movimiento aspira a permanecer al menos hasta el domingo en la plaza parisina. El 5 y 9 de abril, los sindicatos han llamado a nuevas movilizaciones y huelgas contra la ley del trabajo. Durante los meses de abril y mayo se discutirá en la Asamblea Nacional y el Senado la reforma  laboral y se votará antes de junio. Una primavera caliente, impulsada por una reforma liberal realizada por un gobierno socialista, podría acontecer en Francia.
0