Decir sin miedo: Europa constituyente // Raúl Sánchez Cedillo , miembro de la Fundación de los Comunes

Seguramente, lo más preocupante del momento político europeo no es la gravedad objetiva de la situación, esto es, los datos que nos hablan de un cuadro que no mejora en ninguno de los órdenes y que camina hacia una tragedia política y humana en el continente peor aún que la que estamos conociendo en estos días. Lo que inquieta es que el comportamiento de los actores políticos, lejos de ser capaz de iniciativa autónoma, tiende a no ser más que otro dato de la situación, que muestra ceguera, mala fe, fatalismo, dogmatismo y cada vez más lo que en Alemania llaman Ressentimentspolitik.
Se supone que el faro de la esperanza del continente es nuestro Reino de España, y si de la esperanza hiciéramos un sucedáneo de la fe religiosa entonces podríamos decir que los gobiernos portugués y griego indican el camino de salida de la austeridad y el autoritarismo en la UE, al que se sumará con un espaldarazo definitivo el nuevo y esperado "gobierno del cambio" español. Si ésto es esperanza, ¿qué podemos decir de lo que cabe esperar de la situación francesa, alemana, italiana, por no hablar de las islas británicas? El corazón fundacional de la Europa unida apesta a cadáver, y cuando se cierre la ya angosta trampilla de luz centroeuropea sabremos que el sepulcro habrá sido sellado.
Algo se mueve, sin embargo, con paso ambivalente. Espoleado en buena medida por el golpe de fuerza del Eurogrupo contra el gobierno Tsipras del pasado 13 de julio. Por un lado, el pasado 9 de febrero tuvo lugar en Berlín el lanzamiento del Movimiento por la democracia en Europa 2025 (DiEM 25), cuyos principales puntos de atracción son a día de hoy dos: la gracia –el carisma– de Varufakis y el énfasis en la cuestión de la democracia como clave determinante. Por el otro, el ya de suyo ambiguo Plan B para Europa, que gravita entre el franco nacionalismo de los Mélenchon, Lafontaine o Fassina y el altereuropeísmo de Urbán, Pisarello o Zoe Konstantopulu. Esta ambigüedad se pone de manifiesto en los dos polos de organización del PlanB que, simplificando, podríamos cifrar como el parisino y el madrileño. Por un lado, un centro de fuerza en torno a los significantes 'euro - nación - soberanía' y, por el otro, 'otra Europa - democracia - movimientos'.
Si quisiéramos, con William James, considerar el aspecto práctico de las creencias, la pragmática que sostienen, tal vez podamos desenmarañar un poco esta maraña que paraliza los esfuerzos para desbaratar la tragedia europea. El nacionalismo de gran nación de las izquierdas francesa, alemana e italiana sencillamente sigue la corriente que hoy domina las escenas francesa e italiana y cada vez más la alemana: el nacionalismo xenófobo y agresivo unido al populismo fiscal y social. Esta derrota se fraguó hace ya dos décadas, cuando no fueron capaces de construir un sujeto político, social y sindical europeo serio que impugnara y desbaratara la constitución neoliberal de la UE, entre Maastricht y Amsterdam. La noche de las vacas negras de la lucha francesa contra el TCE en 2004-2005 supuso el final de partida. Para ellos, sencillamente, el europeísmo 'no vende', no permite acumular poder y consenso electoral.
Sin embargo, en la reunión madrileña del PlanB pudimos ver entre las brumas otro espíritu constituyente, que equipara soberanía a democracia real de toda la ciudadanía y sobre todo de los subalternos en la UE. Pudimos ver un enfoque mucho más pragmático del problema del desmontaje de la UE 'austeritaria' y autoritaria dentro y contra su diseño neoliberal. Y pudimos ver un énfasis en la construcción transversal y desde abajo que caracterizó al 15M, junto a una presencia de las candidaturas y ayuntamientos municipalistas como determinación concreta de otra Europa constituyente. Esta fuerza esbozada en el PlanB madrileño, la de asaltar la UE neoliberal y autoritaria desde abajo y desde sus cuatro puntos cardinales, compuesta con el llamamiento directo a la democracia europea como programa que proclama el DiEM, bien podrían revelarse como operaciones complementarias y funcionales para salir del marasmo y el espanto que nos atenaza.
0