“Syriza y Podemos, hay vida a la izquierda”. Entrevista a David Harvey

por Il Manifesto
(Traducido por Alejandra Romero y Equipo CILEP)



A los 79 años de edad y recién publicado un nuevo libro (17 contradicciones y el fin del capitalismo, Oxford University Press), David Harvey sigue leyendo el cambio social con un ojo en Marx y otro en los movimientos sociales.

Profesor Harvey, en su último libro dice que Marx eligió el humanismo revolucionario por encima del dogmatismo teológico. ¿En dónde podríamos buscar y encontrar el espacio político para realizarlo?

No es algo que nosotros tengamos que crear. Hay bastante gente ahí afuera en desacuerdo con el mundo en el que viven, buscando una existencia no-alienada y con la esperanza de darle algún significado a sus vidas de nuevo. Yo pienso que el problema radica en la incapacidad histórica de la Izquierda para conseguir lidiar con este movimiento que, en realidad, podría cambiar el mundo. Por el momento, esta búsqueda de sentido ha sido apropiada sobre todo por los movimientos religiosos (como los evangelistas) y, políticamente, eso puede implicar su transformación en algo totalmente diferente. Estoy pensando en la indignación en contra de la corrupción, el fascismo emergente en Europa y el radicalismo del Tea Party estadounidense.

El libro termina con una discusión de tres contradicciones peligrosas (crecimiento ilimitado, el problema ambiental y la alienación total) y una serie de vectores de cambio. ¿Es este un tipo de programa o la revuelta tendrá que basarse en una especie de coalición fluida de diferentes formas de descontento?

La convergencia de las diferentes formas de oposición siempre será de fundamental importancia, lo vimos con Gezi Park en Estambul o el movimiento que se tomó las calles de Brasil durante la Copa Mundial de fútbol. El activismo es fundamentalmente importante y, de nuevo,  pienso que el problema aquí es la incapacidad de la Izquierda para canalizarlo. Hay un número de razones para eso, pero pienso que la más importante de estas es el fracaso de la Izquierda para abandonar su enfoque tradicional en la producción a favor de una política de la vida cotidiana. Desde mi punto de vista, la política del día a día es el crisol donde las energías revolucionarias pueden desarrollarse y donde ya podemos ver actividades que están buscando definir lo que una vida no-alineada podría ser. Estas actividades tienen que ver más con el espacio en el que vivimos que con el espacio en el que trabajamos. Syriza y Podemos nos dan un primer vistazo de este proyecto político que, si bien no son revolucionarios puros, han despertado un gran interés.

Syriza está jugando un papel trágico en el sentido clásico de la palabra. Efectivamente, está salvando el euro (que ha jugado el papel de un instrumento de violencia de clase), también para defender la causa de la idea de Europa, que ha sido una de las banderas de la Izquierda  en las últimas décadas. ¿Usted cree que encontrará suficiente espacio político o será un fracaso finalmente?

En este caso, no pienso que sea fácil decir lo que sería un éxito o un fracaso. En muchos aspectos Syriza fallará a corto plazo. Pero creo que a largo plazo habrá logrado una victoria, porque ha puesto sobre la mesa preguntas que simplemente no podemos ignorar. En este momento, el signo de interrogación se pone sobre la democracia e, incluso sobre lo que  la democracia significa, cuando Angela Merkel se ha convertido en la autócrata  que gobierna las vidas de todos los europeos. Llegará el momento en que la opinión pública clame por que los gobiernos autocráticos tengan que irse.  Por último, si Merkel y los líderes europeos se aferran a sus armas y presionan a Grecia a salir de Europa (como probablemente lo harán), entonces las consecuencias serán mucho más graves de lo que actualmente se imaginan. Los políticos suelen cometer graves errores de juicio y pienso que este es un claro ejemplo de ello.

En el libro usted predice un nuevo ciclo de revueltas. Pero, una evaluación de los últimos años tendría que decir  que la Primavera Árabe ha demostrado ser un desastre, mientras que Occupy no ha sido capaz de transformarse es una fuerza política efectiva. ¿Cree que la respuesta es algo como Podemos, que ha sido capaz de dar una expresión política al movimiento 15-M?

Syriza y Podemos han abierto un espacio político porque algo nuevo está pasando. ¿Qué es? No lo puedo decir. Por supuesto, en la izquierda anticapitalista habrá quiénes los acusen de "reformismo". Eso puede ser cierto, pero ellos también han sido las primeras fuerzas en poner en marcha algunas políticas y, una vez que hemos empezado por ese camino, luego se abrirán nuevas posibilidades. Finalmente, romper con el mantra de la austeridad y aplastar el poder de la Troika podría, yo creo, crear un espacio para nuevas perspectivas que podrían  desarrollarse después.  Creo que en este punto, este tipo de partidos que estamos viendo en Europa son lo mejor que podemos esperar, comenzando por que definen las alternativas de la Izquierda, que son las que actualmente no están ahí. Puede que sean populistas —con todos los límites y peligros que el populismo implica—, pero, como ya he dicho, eso es un movimiento: abre espacios y para lo que podamos usar esos espacios depende de nuestra capacidad de preguntar, “OK, ahora que hemos llegado hasta aquí, ¿qué debemos hacer ahora?”.

¿Cree que el neoliberalismo fue solo un momento de cambio y  que el capital post-crisis va a reorganizarse superándolo, o cree usted que el neoliberalismo volverá a imponerse con mayor fuerza?

Yo diría que nunca ha sido tan fuerte como ahora: en efecto, ¿qué es la austeridad si no la transferencia de riqueza de las clases bajas y medias a las clases por encima de ellos? Si miramos los datos de quiénes se han beneficiado de la intervención estatal desde la caída del 2008, encontramos que fue el 1% o, más bien, el 0.1%. Por supuesto, la respuesta a su pregunta depende de cómo definamos el neoliberalismo y, mi definición, de que se trata de un proyecto de la clase capitalista, es tal vez un poco diferente de lo que sería la de otros estudiosos.

¿Cuáles fueron las nuevas "reglas del juego" establecidas después de la década de 1970?

Por ejemplo, en el caso de un conflicto entre el bienestar colectivo y salvar a los bancos, se salva a los bancos.  En 2008 se aplicaron estas reglas de una manera muy directa: salvamos los bancos. Pero, podríamos haber resuelto fácilmente los problemas de quienes habían sido desalojados —abordando la necesidad de la gente de tener un hogar— y solamente después pasar a hacer frente a la crisis financiera. Lo mismo ocurrió con Grecia, a quien se  prestó un saco de dinero que fue directamente a los bancos alemanes y franceses.

Sin embargo, ¿por qué fueron los griegos un intermediario indispensable en la transferencia entre los gobiernos y los bancos?

La estructura que ha sido puesta en marcha impide que Alemania salvara directamente los bancos alemanes y Francia los bancos franceses:  sin Grecia en el medio habría sido demasiado obvio lo que estaban haciendo. Mientras que, de esta manera, parece que Grecia ha sido tratada generosamente al verterse esta enorme cantidad de dinero en ella —cuando, en realidad, estos fondos fueron directamente a los bancos.

Usted mencionó el 1 por ciento. Como marxista, ¿cree que esto es solo un slogan útil: tiene algún valor analítico, o solo distrae la mirada del concepto de lucha de clases?

Si apostamos por un materialismo realmente histórico-geográfico, entonces tenemos que reconocer que las contradicciones siempre están evolucionando y, así mismo, deben hacerlo nuestras categorías. Así que al hablar del "1 por ciento", Occuppy ha logrado introducir este concepto en el lenguaje común. Y está claro que el 1 por ciento incrementó masivamente su riqueza, como Piketty y todos los datos lo demuestran. Para poner esto en términos diferentes, hablar de un 1 por ciento es reconocer que hemos creado una oligarquía mundial, que no es lo mismo que la clase capitalista, pero que está en el centro de ella. Es una especie de palabra clave que sirve para describir lo que la oligarquía mundial está haciendo, diciendo y pensando.
  
(Artículo original disponible en: http://ilmanifesto.info/syriza-e-podemos-aprono-uno-spazio-la-sinistra-deve-sfruttarlo/)
0