La horda aniquilable

por Gastón Gordillo


La película Guerra Mundial Z incluye varias escenas en las que soldados matan a enormes cantidades de zombies; no es casual que la película termine con una imagen que simboliza la victoria de las fuerzas mundiales de seguridad sobre la epidemia planetaria zombie: enormes pilas de cadáveres, tan grandes que forman empinadas colinas. Estos cadáveres de zombies epitomizan la idea de la horda aniquilable, compuesta de cuerpos que son tan peligrosos, incontrolables y desprovistos de humanidad que deben ser asesinados “en defensa propia.” La idea de llamar a esta violencia “un crimen” es impensable. Este es el momento en que las ideas de Agamben sobre “el estado de excepción” se vuelven palpablemente reales: cuando gente que se autodefine como civilizada condena el asesinatoexcepto cuando involucra una horda deshumanizada y percibida como aterrorizante.

Los zombies que la industria del cine presenta como aniquilables son la manifestación ficcionalizada de las multitudes humanas que son consideradas asesinables en todo el mundo, desde Gaza a Ferguson, Missouri. Los poderosos siempre han marcado a las poblaciones oprimidas como salvajes, atemorizantes y aniquilables sin culpa. La reciente popularidad de discursos sobre derechos humanos y humanitarianismo no parecen haber socavado el poder de esta disposición visceral hacia la vida y la muerte. El comentarista conservador Ben Stein, por ejemplo, justificó el asesinato de Michael Brown por la policía en Ferguson con el fundamento de que, en sus palabras, “él no estaba desarmado,” porque “él estaba armado con su increíblemente fuerte y atemorizante ser” (his incredibly strong, scary seflf) y que el policía, entonces, estaba justificado de sentirse amenazado y de dispararle seis tiros. Los defensores de la masacre indiscriminada de civiles por la violencia israelí en Gaza expresan argumentos igualmente desconcertantes que reproducen la imagen de que los palestinos, por definición, dan miedo. Mencionar la palabra “Hamas” parece suficiente para justificar que se haga cualquier cosa contra la gente que vive en el ghetto de Gaza, a pesar de la abrumadora evidencia de que la mayoría de las víctimas (como Michael Brown en Ferguson) estaban desarmadas. Pero la evidencia material y los argumentos racionales nunca son suficientes para persuadir a aquellos que sienten el miedo en sus entrañas. Lo que es aterrador sobre los palestinos, como Ben Stein dijo en el caso de Missouri, es su misma existencia, “su ser atemorizante,” que los “arma” con un “increíble” poder: el poder de inculcar miedo en los poderosos. Igual que los zombies; o los “indios.”

Hace décadas, Gilles Deleuze y Elías Sanbar usaron la acertada frase “Los indios de Palestina” para nombrar a la situación colonial impuesta por el estado de Israel sobre el pueblo nativo de Palestina. Pero los palestinos se volvieron los “indios” de Israel no simplemente porque fueron desposeídos por colonos sino también porque, como parte de este proceso (como con los “indios” de las Américas), se volvieron los perfectos salvajes asesinables. A los ojos de la mayoría de la opinión pública en Israel, “los árabes” (el término con el que los palestinos son reificados y exotizados) han sido posicionados como indios irracionales que amenazan un reluciente puesto de avanzada de la civilización. Ellos son por ende matables con impunidad y sin culpa. Como si fuesen zombies. Después de todo, como argumenté en una entrada previa (World Revolution Z), la horda zombie que en Guerra Mundial Z carga contra el Muro Israelí de Separación (y que las tropas israelitas tratan sin éxito de masacrar) es una horda zombie palestina que viene de los territorios ocupados. Los hombres afro-americanos en los Estados Unidos también son tratados como si fuesen zombies (o indios salvajes). Cuando gente blanca de Ferguson organizó una manifestación de apoyo al policía que ejecutó a Michael Brown, se organizó una contra-protesta de gente mayoritariamente afro-americana que empezó a cantar “manos arriba, ¡no disparen!” El grupo de manifestantes a favor de la policía, que minutos antes había estruendosamente negado ser racistas, respondió con un desconcertantemente transparente “¡disparen! ¡disparen! “¡disparen! ¡disparen!” David Gershon escribió (acá) sobre este incidente: “A veces hay momentos que son tan crudos que tienen el poder de encapsular una verdad desagradable (an ugly truth) en un solo instante. Este es uno de esos momentos.” La verdad desagradable revelada por esos llamados entusiastas a aniquilar a gente desarmada es también evidenciada por quienes se muestran indiferentes ante el asesinato de cientos de niños en Gaza por parte del estado de Israel. A pesar de las obvias diferencias entre ambos casos, estos eventos de violencia sacan a la luz algo sobre lo que vale la pena reflexionar sobre los campos de fuerza afectivos que definen al orden mundial: que gente normalmente respetuosa de las leyes puede condenar con indignación el asesinato de seres humanos, excepto cuando involucra cuerpos rebeldes y aterradores que merecen ser aniquilados como esos zombies masacrados en Guerra Mundial Z.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio