Desde algún lugar lleno de dolor y de rabia...


Compas,

les escribo en un momento lleno de rabia y de dolor colectivos. En uno de esos momentos en donde te acuerdas que vives en un país en guerra. Una guerra larga, que se pierde de vista cuando haya empezado, una guerra permanente en contra de la población, en contra de los pueblos, que si miramos bien está en curso en todo el mundo. Pero aquí con más descaro.

El dos de mayo asesinaron a Galeano. Fueron los paramilitares, es decir el gobierno mexicano. Galeano lo habíamos conocido en Agosto del 2013, en la Escuelita Zapatista. Éramos miles, de todas partes de México y del mundo. Llegamos a Chiapas y tuvimos la oportunidad, el privilegio, de conocer por una semana la realidad que lxs zapatistas han construido en estos 20 años de lucha y resistencia. Vivimos cada quien en una familia zapatista y nos acompañaba nuestro guardián o guardiana. Conocimos su forma de autogobernarse, su sistema de educación autónoma, de salud autónoma, de resistencia económica y de todas las áreas de organización de la vida, con las que lxs zapatistas nos demuestran que es posible otro mundo sin injusticias, que es posible ser de veras anticapitalistas. El título de la Escuelita era justamente: La libertad según las y los zapatistas.

A mi me tocó ir a la zona Selva Fronteriza, en la frontera con Guatemala, en el corazón de la Selva Lacandona. Las comunidades zapatistas que se encuentran en esa zona se organizan a nivel regional en lo que ellos llaman Caracol I "La Realidad. Madre de nuestros sueños" La Realidad es la sede de la Junta de Buen Gobierno (una de las 5 existentes en territorio zapatista), es decir el gobierno autónomo rotativo del nivel zona. Varios cientos de personas, sobre todo jóvenes, llegamos a la Realidad y ahí nos esperaban nuestrxs guardianxs, y un colectivo de unos 20 maestrxs. Lxs maestrxs de la Realidad, lxs coordinaba Galeano, un compa lleno de alegría, muy preparado, quien demostraba a cada instante una disciplina llena de amor hacia lo que estaba haciendo: luchar, es decir, en ese momento, compartir con nostrxs "alumnxs de la Escuelita" la esperanza que representa saber que somos muchxs lxs que estamo luchando cotidianamente para construir otra relaciones sociales, basadas en la libertad.

La experiencia de la Escuelita ha sido muy fuerte, algo que no se puede explicar sólo con palabras. Tal vez la metáfora más adecuada podría ser la del enamoramiento. No el enamoramiento hacia alguien, sino hacia un mundo, un modo de luchar, una ética, un "nostrxs" grandísimo, hacia una rabia llena de dignidad, una esperanza. Obviamente la Escuelita no terminó ahí en territorio zapatista, sino que ahí comenzó: ¿qué hacer, como avanzar ahora juntxs entre las personas que ahí nos encontramos con las y los zapatistas? Esto ha sido un motor muy importante de los caminos de la autonomía de muchísimos grupos en México y en el mundo que se reconocen como adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, entre los cuales la Universidad de la Tierra de Oaxaca, donde en los últimos meses hemos hecho muchos pasos en adelante en la organización desde abajo, también gracias a las enseñanzas de la Escuelita y de Galeano

El 5 de mayo la Junta de Buen Gobierno, la autoridad civil autónoma, denunció la agresión paramilitar en la que fue asesinado bárbaramente el compa Galeano. Y pasaron el "problma" al EZLN, es decir a la estructura político-militar. El EZLN regresó después de más de 10 años en el territorio de las comunidades. Aquí se puede leer la sensación de dolor y de rabia que están viviendo en este momento los compas, gracias al testimonio del Subcomandante Marcos. El Sub Marcos explica por qué resultó necesario cancelar una serie de eventos políticos importantísimos que habían sido programados para el comienzo de Junio, entre ellos un encuentro a puertas cerradas con representantes de pueblos indígenas de México y un encuentro abierto a todxs lxs adherentes a la Sexta, donde se habría de lanzar una nueva iniciativa política nacional e internacional (la última había sido la Otra Campaña en 2006). La razón es que el corazón del zapatismo está en peligro y es necesario defenderlo.

Por esto el 24 de mayo se realizará en la Realidad un Homenaje al compa Galeano así como en todo el mundo, donde haya gentes de buen corazón que se sientan convocadas a juntarse en un abrazo colectivo a las comunidades zapatistas, por compartir su misma lucha. No se trata de una solidaridad con una organización que está fuera de nosotrxs. Se trata de concebir el asesinato de Galeano como un símbolo de la guerra que en todo el mundo los gobiernos y el poder están efectuando en contra de la gente, y concebir a Galeano como un maestro de la Libertad, la misma que todxs anhelamos y buscamos construir, cada quien a su modo.
Normalmente somos nosotrxs quienes necesitamos a lxs zapatistas, y ellxs siempre prenden una luz de esperanza que clarifica las ideas y alumbra el camino a seguir. Esta vez lxs zapatistas nos necesitan a nosotrxs: si responden militarmente es el mejor pretexto para que el gobierno mande el ejército a destruir el Caracol. Si responden como normalmente lo hacen a través de la justicia comunitaria que han construido de manera civil y pacífica en estos 20 años, corren el riesgo que lxs paramilitares ocupen militarmente la zona en la total impunidad. Es necesario romper el silencio y el cerco informativo que los medios de comunicación han construido en torno a lxs zapatista. Es necesario salir por la calle a parar la guerra como en el 94. Galeano somos todxs nosotrxs. Es nuestra libertad que construimos juntxs.

su compa Irene

PD. son libres de hacer circular esta carta y publicarla donde quieran, es más están invitadxs!
1