Que quede entre nosotros

por Helena Pérez Bellas


“I'll tell you...what real love is. It is blind devotion, unquestioning self-humiliation, utter submission, trust and belief against yourself and against the whole world, giving up your whole heart and soul to someone who smites it.”

“True love will found you at the end”

Sabías que el que quiere más siempre es el más débil por eso hay que cuidarlo, porque es un accidente en tránsito. Sabías que el que quiere más vive alterado porque tiene mucho para dar pero no tiene en dónde por eso, aunque cueste, hay que dejar que de caudal a lo sentimientos.  Sabías que el que quiere más siempre esta a la expectativa de que las cosas se nivelen, que todo sea un poco más justo. Por eso el que quiere más está siempre medio cansado, un poco fuera de sí,  en contacto con otras cosas con el amor que va creando, que va construyendo, que sabe que tiene la fortaleza de una torre de naipes que no resiste un viento y menos resiste el paso del tiempo que absolutamente todo lo aniquila. Sabes, el que quiere más siempre es un peligro frente al tráfico, es una luz encendida para los colectivos, es una advertencia en rojo para los subtes, es un bonus de mil puntos para los autos. Sabías que el que quiere más, al otro a vos no en general no al mundo entero, siempre está esperando que te duermas para poder decirte en silencio, subliminal, todo eso que siente sin tener que pagar las consecuencias de no retener ni una sola de sus palabras. Que tiene un diccionario hecho a medida de tu nombre, tu cumpleaños, tus actividades cotidianas, las grietas de tu dolor, el pasado que va articulando cuando dejás escapar algunas cosas, tus gestos, tu manera de ser, tu estructura. Cuando dormís el que quiere más te habla como esas grabaciones para dejar de fumar, intentando meterse en el sueño o en la vigilia, pero solo tiene para decir lo mucho que te quiere. Sabes que el que quiere más es una fuerza de la naturaleza, es una contingencia humana, es un fenómeno sobrenatural, un  huracán que todavía no tiene nombre. Sabes que el que quiere más esta condenado. Sabés que cuando te mira hablar de cosas intrascendentes, la política, piensa que deberían estar hablando de otras cosas. ¿Qué me ibas a decir? No, nada, nada. ¿Sabés que la que quiere más soy yo? Si sabés que la quiere más soy yo.

Me pusieron una pistola en la cabeza pero estoy acá escribiendo así que como te podrás dar cuenta no me fui. No del todo. Igual un poco te vas. ¿Qué significa estate bien? Yo no estoy ni bien ni mal, yo no estoy. Te queda como la marca indeleble del caño cuando te lo apoyan, escuchas el sonido de no me mires, no me mires. ¿Y cómo te voy a mirar? No tengo porque mirarte, no quiero llevarme el recuerdo de tu cara. Igual pensé en muchas cosas y entre todas esas pensé en vos obviamente. Ahora recuerdo y creo que si la cabeza te fuera tan rápido como en un robo, si surcara la autopista a esa velocidad terminaríamos cualquier cosa que nos propusiéramos. Pero no es as así, no funciona así. Pensé en vos y me dio muchas tristeza porque en el arrebato el ladrón no tuvo mucho tacto y volcó el café manchando el libro que me prestaste y yo pensé que te iba a tener que explicar, pedirte disculpas, comprarte uno nuevo. Pensé en la fila de libros de tu biblioteca, en el préstamo semanal, en la fe que tengo cada vez que me llevo un libro como si fuera la garantía de que voy a volver, en que una vez pensé en hacer tarjetas como en las bibliotecas ¿viste? para ir marcando que me leí, con pequeñas reseñas al costado, estrellas incluso, caprichos de soberbia y puntuación. Tener un juego personal, particular y propio, un secreto, una manera nueva más nueva de relacionarnos. Que me retes si vuelve dañado, Chornic City vuelve dañado te pido disculpas, que me multes incluso, que me castigues, que me digas que tengo que reponer el ejemplar y yo obviamente tengo esa intención pero no me gusto el tono entonces te lo discuto y vos me discutís, querés que entre en razón y que me haga cargo de mis actos, pero yo no cedo. Hasta que me da hambre y me distraigo con eso y paso a otra cosa. Pero después volvemos, siempre volvemos, empieza otra vez el enrosque de quién tiene razón, de quién no la tiene. Pensé en eso con la rapidez de quien se ve en la contingencia de morirse por una boludez, en eso también pensé obviamente, no me quiero morir en algo tan corriente como un robo. En todo lo que no te dije pensé, en que soy muy cobarde obviamente también pensé, en que la vida se termina en un segundo, en que no debo despreciar a la vida, en que no debo perder el tiempo, en que tengo que hacer tantas cosas. En que quiero volver a mi casa, en que esto no termina más. en que no entre la policía porque empezamos a los tiros, en que me daría miedo pero también mucho pudor que tras robada tenga que ser noticia por escudo humano. Me duele la cabeza ahora, me duele la cabeza hace cinco días, no puedo dormir sin soñar cosas feas hace 4 noches, no le deseo esto a nadie, no te deseo esto a vos. Solo espero que afloje, yo se que va a aflojar. Y es verdad que no supe estarme bien, pero más verdad es que no quise. Es que estoy muy cansada, es que no dormí bien, es que no pude transmitirte bien lo que me dolería haberme ido sin decirte que a pesar de que todo es tan difícil me mejoraste la vida.

Si pensar implica arrasar con todo, amar entonces implica volver a construir sobre esta tierra arrasada. Es muy difícil recibir a alguien que pensó mucho, que piensa mucho, que esta pensando todo el tiempo. Esta arrasado. No digo que este mal, tampoco creo que este bien. Es, como son todas las cosas. Es como es la mañana, como es la noche, como son las estrellas, como son los parques y como son los bosques, como es el mar, como son los lagos, como son las montañas, los volcanes y las praderas, como son las ovejas que habitan esas praderas y como soy yo intentando hacer lo mejor posible con todo lo que no se. Porque yo  veces te miro y pienso ¿quién es esta persona? La verdad que no se, no tengo una idea acabada de las complejidades que construyen tu nombre. Se como te llamas, se donde vivís, tengo una idea acabada del cine y de la música que te gusta, estoy al tanto de tu sentido del humor y de la falta del mismo. Se que pensas cosas de mi terribles, eso lo se. Esta todo bien con eso no debo ser fácil de llevar, debo ser más difícil. Pero descubrí que se un montón de cosas de vos que fui acumulando en todas estas semanas en silencio y se que algunas las fui robando, me las apropie, las escribí y seguramente no les dí el lugar adecuado en la literatura que se merecen. Pero se que eran lo suficientemente lindas para intentar hacer que perduren. Si no es hoy es mañana. En ese sentido me alegra que al recibir el gatillazo hubiese salido sadismo no una bala. Ahora el destino me dio la chance de decirte todo lo que tengo para decirte. Estoy convencida de decirte todo lo que tengo para decirte. No todo es bueno, hay mucho que no lo es. Es otra oportunidad, estoy esperando. Pero pensé demasiado, dejé pasar los días, dejé pasar las horas y ya no, ya no hay manera. Porque pensar implica arrasar con todo y querer también. Aunque pensándolo bien querer es dar lo que no se tiene. No tengo paciencia, no tengo resto, no tengo tiempo, no tengo fuerza, no tengo ganas. Y de un pozo inaudito lo saco y lo doy. Creo que eso es el amor.
3