Serie “El zorro y la gallina”. Perfiles: Carlos Pagni (III)

Por Juan Pablo Maccia


Un tipo peligroso
“Pagni es un tipo peligroso”, dice Mario. Viaja mucho, visita todo tipo de lugares y habla con todo el mundo. ¿Debería sorprender o asustar alguien así? No sintonizo con este setentismo de Mario.
Me rebota lo de peligroso, pero de otro modo. Hace unos pocos días Pagni escribió lo siguiente acerca de la operación montada por la Gendarmería y el Grupo Clarín sobre Juan Cabandié: “llamó a Insaurralde para pedir un "correctivo"…. Tristísima sorpresa: por la boca del hijo de desaparecidos sale la voz del apropiador. Trágica Argentina, que puede mostrar, a través de una historia mínima, un abismo gigantesco.
Estas líneas sí me inquietaron profundamente. No se trata ya sólo del manejo de la ironía, que surge en él del jugueteo con una cierta omnisciencia que recoloca a la historia en el lugar de la fortuna maquiaveliana, ante la cual deben reflexionar cuidadosamente sus pasos los actores del drama político. Este esquema ha dado ya sus frutos: un Scioli shakespireano, un Macri que debe enfrentar el problema de la “organización”, una Cristina en busca de su espejito-espejito, un Massa que de tan exitoso puede convertirse, para los gobernadores del PJ, en un temible reverso de la juventud que va por todo.
Lo que asusta de Pagni es el saber que tiene sobre aquello que hace sentido en nosotros y no nos animamos a pensar de modo público. Pienso intensamente en este tipo de episodios, en los cuales las derechas parecen conocer a las izquierdas desde adentro, como quien ha introducido su arma en cuerpo enemigo y opera sobre sus órganos, administra su dolor a voluntad. No hablo de tortura. Sino de los efectos del terror sobre las almas.
Sus breves líneas sobre Cabandié son ejemplares en un punto tenebroso: enarbola en el cuerpo mismo del militante y del hijo de desaparecidos la marca, la presencia efectiva del veneno fascista que actúa sobre él. Nos indica, así, lo que hay que entender: que es ese poder de la derecha el que sigue operando desde el interior de los sujetos que se dicen de izquierda.
En un artículo reciente, Horacio González, nos señala la gravedad que conlleva la manera en que Pagni toma e interpreta la palabra “correctivo” en forma aislada, para situarla en el territorio idiomático policial y, cual destreza de un talentoso ventrículo, mostrarnos como el expropiador nos habla a través del cuerpo del hijo nacido en cautiverio.
La sonrisa de Pagni perturba justamente en este señalamiento. Sus palabras, dirigidas más a otros que a nosotros, parecen querer decir: no hay de qué preocuparse, a pesar de ciertas apariencias, las retóricas de transformación no han activado ningún principio vital antagonista.
¿No es este tipo de sabiduría la verdad que anima la gracia de los análisis que versan de modo realista sobre economía, la coyuntura y historia? ¿No poseen la indiscutible lucidez de enfatizar la victoria que en esos dominios las derechas siguen logrando en nuestro nombre?
(the end)
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio