La crisis política pegó un salto de calidad: la hora de los intendentes

Por Alejandro Horowicz


La renovación política, en el sentido de una nueva política con nuevos protagonistas, todavía no sucedió.  La crisis mundial también ha golpeado a Brasil. El flujo de capitales que alimentó las arcas de su Banco Central da muestras de inequívoca volatilidad. La política de la Reserva Federal estadounidense, en su lógica ortodoxa, vuelve a funcionar como aspiradora monetaria; los capitales tienden a abandonar la periferia; la estabilidad financiera y cambiaria paulista pareciera haber concluido.

La crisis mundial también ha golpeado a Brasil. El flujo de capitales que alimentó las arcas de su Banco Central da muestras de inequívoca volatilidad. La política de la Reserva Federal estadounidense, en su lógica ortodoxa, vuelve a funcionar como aspiradora monetaria; los capitales tienden a abandonar la periferia; la estabilidad financiera y cambiaria paulista pareciera haber concluido. 

En todo caso depende, para recuperarse, de una decisión estratégica de Beijing. Si el Banco Central chino auxiliara con sus gigantescas reservas a su principal socio en el BRIC, las aguas cariocas bajarían relativamente mansas. Al menos por un rato. En cambio, el movimiento de resistencia popular ante el desmadre financiero es apenas una posibilidad. O el gobierno de Dilma Rousseff vira e intenta sumarlo, o el gobierno se debilita, y la fragmentación volverá a hacer de las suyas. En suma, la inestabilidad redibujará brutalmente el tablero. Todo el tablero político sudamericano.

Solo China conserva su juego, y nadie sabe por cuánto tiempo, ni en qué dirección.  La próxima decisión del gigante asiático todavía no abandonó los recoletos pasillos del politburó del viejo partido de Mao. Mientras tanto, las llamaradas de la crisis global amenazan devorar las apuestas "independientes", y la política sudamericana enunciada para enfrentarla (Banco Sudamericano, moneda común, construcción de un nuevo bloque supranacional) corre el serio riesgo de morir en las gateras. 

En esa situación estamos. No sólo falleció el comandante Chávez, el tenue trazo de su política indicativa parece amenazado por idéntica suerte. 

La Europa del Manifiesto Comunista hace décadas que ya no existe. Ni la burguesía, ni el proletariado disponen de partidos delimitados. El Muro de Berlín se derrumbó sobre sus cabezas. La bancocracia los remplazó sin mucho aspaviento, y se vote como se vote las recetas recesivas del Fondo Monetario Internacional siguen su curso. 

Ángela Merkel hizo saber que no habrá trabajo para los desocupados. Al menos no ahora. Lo que olvidó señalar es que habrá muchos más desocupados; todo su intento pasa por que ese "crecimiento" no afecte demasiado a los alemanes. Incluso esa módica fantasía tampoco tiene demasiados visos de posibilidad.

La crisis global no sólo no se detuvo, más bien se apresta a golpear con renovada intensidad, sin que sus víctimas muestren aptitud para la resistencia política. A la derrota histórica de los socialismos se sobreimprime la debacle de los sectores populares. No sólo no avanza una corriente revolucionaria, sino que las tendencias hacia la despolitización siguen siendo muy potentes. No cabe duda de que la mayoría de los europeos se opone a sus respectivos gobiernos; ahora bien, esa mayoría no ha sabido, podido, transformar su no en un sí propositivo: un nuevo proyecto europeo común, y el nacionalismo más ramplón avanza. 

La política de la sociedad argentina no escapa, no puede escapar, a tan complejo entramado. Eso sí, esta problemática "que no preocupa a la gente", tampoco taladró las frágiles molleras de los intendentes bonaerenses. Aun así, la música que bailan tiene, al menos en parte, ese origen. Vale la pena considerar sus particularidades extraeconómicas, ya que no tienen poca incidencia en el comportamiento electoral de los argentinos. 

ESTAMPIDA DE INTENDENTES O ESTAMPIDA ELECTORAL. 

Los expertos en contar votos nos explican cómo afectará la irrupción de Sergio Massa. Quién conservará su banca y quién probablemente abandonará la Cámara. Los resultados obseden. Única obsesión cierta de los políticos en actividad: las encuestas, y su continuación obvia: octubre. Las lecturas oficialistas subrayan la evidente fragmentación de "la oposición"; en la vereda de enfrente hacen lo propio, es decir, le cuentan las costillas al cristinismo. No dejo de leer las encuestas, tampoco los "análisis profesionales", y me asombra la facilidad para ganar dinero de los expertos en encuestología política.

Nada que no salga en una encuesta reclama su capturada atención. De modo que no termina de quedar claro si la superficialidad de su clientela les organiza la agenda, o si la labilidad de sus instrumentos refuerza la despolitización general. Algo sí resulta indiscutible: una nueva generación irrumpió, sus miembros no integran precisamente La Cámpora, y para formar parte del pelotón resulta imprescindible disponer de poder territorial. La renovación política, en el sentido de una nueva política con nuevos protagonistas, todavía no sucedió, y la pregunta sobre si sucederá no pasa de retórica televisiva. Casi nadie apuesta en esa dirección.

La sociedad argentina debe computar un dato relevante: a doce años de una brutal explosión sistémica, salvo la inevitable modificación del paso del tiempo, todo discurre por los mismos canales. La interna del peronismo sigue siendo la madre de todas las internas, y su capacidad de renovación no excede el nivel de los nombres propios: intendentes, mejor dicho. El proceso de descomposición político prosigue, y la sociedad parece haber hecho suyo el celebrado aforismo del Chacho Jaroslavsky: "Si las internas coinciden con la política nacional, la UCR tiene política nacional, si no siguen las internas." 

En 1946, cuando el naciente peronismo enfrentaba a los partidos de la Unión Democrática, el welfare state ya era un programa común. El partido del Estado tenía programa, versiones del Plan Pinedo, y se trataba de ver qué alineación de fuerzas era capaz de llevarlo a cabo. En 1975 terminó por quedar claro que el fracaso excedía el arco parlamentario, ese programa terminó archivado y los negocios ocuparon su lugar. 

La dictadura burguesa terrorista inaugurada en 1976 ancló ese "nuevo programa" mediante una increíble deuda externa. La política económica de ahí en más se redujo a pagarla, y la convertibilidad aseguró que todo siguiera igual. Hasta que voló por los aires, y no hubo modo de seguir por la trillada senda de siempre. 

Néstor Kirchner lo entendió muy rápido, y a caballo de la crisis dibujó un mapa elemental: permitió que la relación entre los delitos y las penas fuera restablecida, vía decisión de la Corte Suprema, y puso fin a la impunidad de la casta militar. Las condiciones para la renovación de la política estaban dadas. Ahora bien, la sociedad no sólo no avanzó en esa valiosa dirección, sino que todo el tiempo amenaza con volver hacia atrás. Al menos discursivamente.

El gobierno no sólo no aportó para la elaboración de un nuevo programa del partido del Estado, sino que hizo una peligrosa finta: actuar como si ya existiera, como si un conjunto de medidas defensivas básicas fueran un "modelo"; y por tanto, como si no hubiera demasiado que discutir. Entonces surgen los expertos en gestión, palabreja que organiza la política de los que carecen de estrategia, y los expertos en gestión, qué duda cabe, son los intendentes. Esa es la cosecha que expresa Massa, y en esos términos discurrirán las próximas elecciones.

Cuando la presidenta ganó en 2011, el gobernador de la provincia de Buenos Aires hizo saber que aspiraba a sucederla. En un mapa político donde la "traición" sigue siendo la principal categoría analítica, donde las explicaciones no abandonan la pobreza del juicio moral, Daniel Scioli hace saber una y otra vez que él es leal. Negarlo es casi imposible. No sólo cortó la hemorragia parlamentaria de 2008, evitando el derrumbe del gobierno en medio de la disputa campera, cada vez que el oficialismo fue puesto en la picota respaldó al gobierno. Claro que los K más corridos a izquierda y la juventud siempre lo miraron con absoluta suspicacia. Ahora bien, la irrupción de Massa aportará el próximo milagro: los que hasta ayer lo denostaban, a partir de octubre lo verán como un heredero razonable del ciclo iniciado en 2003. Y ese será el nuevo milagro de la política K en la Argentina.
0