Brasil: Carta del Movimiento Passe Livre a la Presidenta Rousseff


Presidenta Dilma Rousseff:

Nos sorprendió la invitación a esta reunión. Imaginamos que también está sorprendida por lo que está sucediendo en el país en las últimas semanas. Este gesto de diálogo dista del tratamiento que le dio el gobierno federal a los movimientos sociales que han marcado la política de esta administración. Parece que las revueltas que se propagan a través de las ciudades de Brasil desde el día 06 de junio ha roto molinetes viejos y ha abiertos nuevos caminos.

El Movimiento Passe Livre, desde el principio, fue parte de ese proceso. Somos un movimiento social autónomo, horizontal y no partidista, que nunca tuvo la intención de representar el número de manifestantes que salieron a las calles del país. Nuestra palabra es una más entre los que gritaban en las calles, erigido en carteles, en las paredes pintadas. En San Pablo hicimos un llamado a las manifestaciones con una demanda clara y concreta: derogar el aumento [del boleto de ómnibus, de 3,20 a 3 reales]. Antes parecía imposible, hemos demostrado que no lo era y avanzamos en la lucha por lo que es y siempre ha sido nuestra bandera un transporte verdaderamente público. Por eso llegamos a Brasilia.

El transporte puede ser público si es realmente accesible para todas las personas, es decir, entendida como un derecho universal. La injusticia de la tarifa se hace más evidente con cada aumento, cada vez más personas ya no tienen dinero para pagar el pasaje. Cuestionar los aumentos es cuestionar la lógica de la política arancelaria, que somete a los empresarios del transporte a los beneficios, no las necesidades de la población. Pagar por la circulación en la ciudad significa tratar a la movilidad no como un derecho sino como una mercancía. Esto pone a los demás derechos en jaque: ir a la escuela, al hospital, ir al parque necesita tener un precio accesible para todos. El transporte se limita a ir y volver del trabajo y cierra las puertas a sus habitantes. Y para abrirlas, necesitamos un arancel cero.

En este sentido, nos gustaría conocer la posición de la presidente sobre la tarifa cero en el transporte público y en el PEC 90/11, que incluye el transporte en el envío de la lista de los derechos sociales en el artículo 6 de la Constitución. Se entiende que el transporte debe ser tratado como un derecho social, el pleno y sin restricciones; creemos que es necesario ir más allá de la política que se limita a un segmento particular de la sociedad, como los estudiantes, en el caso de que el estudiante obtenga el 'pase libre'. Defendemos el pase libre a todas y todos!

Aunque la prioridad al transporte público está en el discurso de todos los gobiernos, en la práctica, Brasil invierte once veces más en el transporte individual a través de las obras viales y las políticas de crédito para el uso de automóviles (IPEA, 2011). El dinero público debe ser invertido en el transporte público! Nos preguntamos por qué la Presidente vetó el artículo V del artículo 16 de la Política Nacional de Movilidad Urbana (Ley N º 12.587/12), que culpó a la Unión Europea para el apoyo financiero a los municipios que adoptan políticas de priorización del transporte público. Como dejó claro su artículo 9, este proyecto de ley prioriza un modelo de gestión basado en lo privada, adoptando el punto de vista de las empresas y no de los usuarios. El gobierno federal tiene que tomar la iniciativa en el proceso de construcción de un verdadero transporte público. La municipalización de la CIDE, y su asignación completa y exclusiva al transporte público, representan un paso en este camino hacia el arancel cero.

La exención de impuestos, históricamente defendida por las empresas de transporte, será en la dirección opuesta. Renunciar a los impuestos significa perder el poder sobre el dinero público, liberando fondos para las mafias del transporte ciegas, sin ninguna transparencia y control. Para satisfacer las demandas populares de transporte, es necesario construir herramientas que ponen en el centro de la decisión que realmente deben tener sus necesidades cubiertas: los usuarios y los trabajadores en el sistema.

Esta reunión con el presidente fue arrancada por la fuerza de las calles, que avanzó sobre las bombas, las balas y las cárceles. Los movimientos sociales en Brasil siempre han sufrido la represión y la criminalización. Hasta ahora, 2013 no fue diferente: en Mato Grosso do Sul, se ha producido una matanza de indígenas y Fuerza Nacional asesinado el mes pasado, el liderazgo Terena durante la toma de posesión, el Distrito Federal, a cinco militantes del Movimiento de Trabajadores sin Techo (MTST) fueron detenidos hace unas semanas en medio de las protestas contra los impactos de la Copa Mundial de la FIFA. La respuesta policial a las protestas iniciadas en junio no están en conflicto con las otras que han tenido: bombas de gas fueron arrojadas dentro de los hospitales y colegios, los manifestantes fueron perseguidos y golpeados por la policía militar, otros fueron asesinados, cientos de personas fueron detenidas arbitrariamente, algunos están acusados de conspiración e incitación al asesinato, un hombre perdió la vista, una niña fue agredida sexualmente por la policía, una mujer asfixiada por el gas lacrimógeno. La violencia real que fuimos testigos de esto en junio provino del Estado, en todas sus esferas.

La desmilitarización de la policía, con el apoyo de la ONU, y una política nacional para regular las armas menos letales, prohibidos en muchos países y condenado por los organismos internacionales, son urgentes. Al ofrecer la Fuerza Nacional de Seguridad para contener las manifestaciones, el Ministro de Justicia puso de manifiesto que el gobierno federal insiste en tratar a los movimientos sociales como un asunto de la policía. Noticias de los militantes de supervisión realizadas por la Policía Federal y de la ABIN van en la misma dirección: la criminalización de la lucha popular.

Esperamos que esta reunión marca un cambio en la actitud del gobierno federal que se extiende a otras luchas sociales: los pueblos indígenas, los cuales, al igual que los Guarani-Kaiowá y Mundurukú, ha sufrido varios ataques de los terratenientes y el gobierno, los las comunidades afectadas por el traslado, los sin techo, los sin tierra y las madres que tuvieron sus hijos asesinados por la policía en los suburbios. Ese mismo enfoque también se extiende a todas las ciudades que luchan contra el aumento de precios y otro modelo de envío: São José dos Campos, Florianópolis, Recife, Rio de Janeiro, Salvador, Goiânia, y muchos otros.
En lugar de sentarse a la mesa y hablar, lo que importa es satisfacer las demandas claras ya planteadas por los movimientos sociales de todo el país. Contra todos los aumentos en el transporte público, en contra de la tarifa, que continuará en las calles! Arancel cero ahora!

Toda la fuerza para los que luchan!

Movimento Passe Livre São Paulo

24 de junio 2013
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio