Rosario arde, a pura adrenalina arde

por el Club de Investigaciones Urbanas


Las transformaciones geográficas: el estallido del barrio.

“En este proceso de reconfiguración territorial, Rosario ha perdido aquellas referencias históricas que organizaban su geografía. El estallido de la vieja separación entre centro-periferia es una muestra de las transformaciones en curso desde hace décadas, aunque con mayor celeridad en este inicio del siglo XXI. Encontramos centros ricos que conviven con centros pobres. El barrio Las Malvinas (conocido como Refinería) es el ejemplo paradigmático: un bulevar angosto separa los suntuosos complejos de edificaciones (Las Dolfines Guaraní, Puerto Norte, etc.) de un asentamiento precario. El mismo proceso se comprueba en zonas periféricas como Funes o Granadero Baigorria, en donde coexisten countries y barrios privados y viviendas de sectores populares. La construcción del Casino City Center pone en escena -desde la misma traducción de su nombre: Casino Centro de la Ciudad- hasta qué punto en un escenario en el que se concentran los bolsones de pobreza más populosos, como lo es el extremo sur de la ciudad, también se asientan grandes capitales de inversión.

Aquella ciudad en donde lo único que avanzaba era la pobreza y la indigencia, se fue erigiendo en un territorio de recepción y circulación de importantes capitales como consecuencia de su mencionada posición estratégica en el mercado mundial de los commodities.

Como decíamos, el boom inmobiliario es uno de los principales negocios en los que hemos visto materializarse esta transformación del perfil urbano. Pero no es el único. De manera más opaca, aunque inocultable, el narcotráfico es una fuente de generación y circulación de importantísimos flujos económicos. En este punto, así como zonas específicas de la ciudad fueron receptoras de ganancias extraordinarias a través de la especulación inmobiliaria, transformándose en territorios-ensayos de nuevas formas de vida fuertemente ligadas al consumo y a nuevas costumbres, las barriadas populares son igualmente fuente receptora de cuantiosos flujos de dinero. Estas áreas de la ciudad también devienen en territorios-ensayos de nuevas formas de vida a partir del avance de lo que llamamos la vida narco, en donde el consumo es un elemento decisivo, aunque a otra escala y bajo otros parámetros. Este crecimiento exponencial del negocio narco trae aparejados conflictos de intereses con saldos sangrientos. En este marco, señalamos un pasaje decisivo: la noción de barrio, tal como la entendíamos, en el sentido culturalmente construido de vecindad, entra en severa crisis. Los barrios periféricos estallan y se segmentan en microzonas regidas por los códigos de cada banda. Vivir de un lado u otro de una calle o avenida, lo mismo que trasladarse de un punto a otro, puede significar la pertenencia o adherencia compulsiva a una banda o a su contrincante[1]. Las microzonas se rigen a partir de las reglas y leyes impuestas por los diferentes escalones de la cadena de mando narco. Hasta el momento se conocen modos de gobierno basados en el poder de fuego. Sin embargo, aparecen de manera incipiente otros modos de control vinculados ya no sólo con la represión sino con la regulación de la vida de esas poblaciones a través de apoyos económicos a centros comunitarios, organización de eventos sociales, contención de la protesta social a través dinero y realización de pequeñas obras de infraestructura”

Leer el texto completo: ACÁ




[1]      Un ejemplo de este proceso es la feroz disputa entre la banda del Puente y el Tanque que pone en escena una nueva configuración de Tablada.
0