La sedentaria. Diálogos narco-caceroleros con mi madre.


La casa está invadida por un silencio incómodo. No será el siguiente un diálogo cómico. El horno no está para bollos. Mamá siente que el #8N le dio la razón a ella. Yo, obviamente, opino todo lo contrario.

Nos separan las tostadas, el jugo de naranja y las Zukaritas. Ella sentada de un lado de la mesa. Yo del otro. Enfrentados, metafórica y literalmente. Quiere interrumpirme éste relato para aclararme que ella no está enfrentada. Le impido tocar la computadora.


-Bueno hijo, estás contento?

-Contento no mamá, la alegría es un sedante para que los pelotudos se distraigan. Estoy eufórico.

-Faaa, "eufórico". Lindo término. Yo si estoy contenta. Me pone contenta ver gente manifestándose pacíficamente, aunque no comparta todos los reclamos, me parece que enriquece la democracia.

-La democracia me chupa los dos huevos, mamá. Cuando existe un líder intergaláctico como yo, la democracia no hace falta.

-Hijo, no podés ser tan soberbio. Que no te pegue mal la vanidad cacerolera de creer que ahora pasaste a la historia y que sos el nuevo conductor de la Patria.

-Obvio que soy el nuevo conductor de la Patria mamá. No tengo ninguna duda.

-Hijito, chiquito mío, permitime que te ayude a entender. Yo le veo cosas buenas y cosas malas a lo que pasó ayer. Igual ya estoy en el minuto 20 del segundo tiempo de mi vida, y no me quedan cambios; por lo cual me interesa más ayudarte a entender a vos, que tenés toda la vida por delante, en lugar de querer hacer primar mi opinión.

-Te escucho, mamá.

-Creo, como te decía antes, que fue muy positivo lo de ayer, no para ustedes, sino para el país, siempre es bueno escuchar la voz del pueblo cuando éste quiere hacerse oír. Pero a ustedes les genera un par de problemas. El primero es que se les agotaron los cartuchos, la semana que viene ya son más humo que otra cosa. Y si dejan pasar un par de semanas para convocar a otro cacerolazo, se les viene el verano y de los que fueron ayer, el 80% se va de vacaciones.

-Todas boludeces, por ahora no me dijiste nada.

-Bueno, por otro lado, el hecho en sí los deja a ustedes con menos argumentos de los que tenían antes de ayer. En primer lugar porque pudieron expresarse libremente, sin que nadie los persiga ni los reprima, lo cual anula eso que vos decías, que acá persiguen al que piensa distinto y que no hay libertad.

-Que yo sea paranoico no quiere decir que no me estén siguiendo...

-Bueh...por otro lado, les vino muy mal que en la TV Pública hayan tenido la viveza de mandar una notera mujer a cubrir el cacerolazo.

-Ahí coincido con vos, eso fue un bajón.

-Me alegra. Eso derrumba la idea de que se invisibiliza la protesta, y de hecho, les prestó el micrófono para que digan lo que quieran; y ésto hijo, es la mejor publicidad que tiene el Gobierno.

-Cuál?

-Darle un micrófono a los caceroleros!

-Si me lo daban a mí me la morfaba en un Paty a la García esa.

-Bueno, pero no te lo dieron.

-Me proscribieron

-O simplemente no te vieron. Hijo, ahora para que su Movimiento triunfe y tenga capacidad transformadora solamente les faltan 2 cosas.

-Qué nos falta?

-En primer lugar, que los 500.000 que se manifestaron ayer voten todos al mismo.

-Ahá...y?

-Y después conseguir 10 millones de personas más para llegar al 50% del padrón electoral.

-Está jodido.

-Sí, y fijate una cosa, acá es dónde vos tenés que sacar ventaja. La oposición tiene un problema y es que tiene mucha capacidad para criticar, y poca capacidad para proponer y eso la ciudadanía lo percibe. Ahora, te preguntaste por qué no proponen un plan de Gobierno?

-No...

-A mi se me ocurren 2 posibilidades. Una es porque no tienen propuestas (no me inclino por ésta opción). La segunda, mi preferida, es porque saben que si dicen sus propuestas, no los vota nadie.

-Entonces?

-Entonces solamente pueden llegar al poder en caso de derrumbe. Esperan que se vaya todo a la mierda.

-Me encanta!

-No estaría bueno...

-No estaría bueno para vos, que sos una burguesita de living, que cuando el pueblo sale a la calle a reclamar comida y trabajo vos te quedás en tu casita.

-Hijo, ayer no había ni uno reclamando trabajo.

-¡YO SÍ!

-Ahhhh, vos querés trabajar?

-Y distraerme de la revolución? NI LOCO!

-Y entonces?

-Y bueno...the contracitions of the model.

-Que el árbol no te tape el bosque hijo. Quejarse no es un fin en sí mismo, es un medio. Pero si querés transformar, tenés que ir un poquito más allá.

-Pasame las Zukaritas.

-No hay más.

-Somos Venezuela.

-Andá a bañarte.

-Sí mamá...


1 comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio