La Duda


por Dolores Curia


“De cómo arañar ocho mil caracteres y unos cuantos culos para hacer una tapa.” Así podría titularse la sensación que genera el último número de la revista Veintitrés. ¡Qué lejos quedaron los tiempos de aquella histórica tapa con agujero (para ilustrar los agujeros negros del presupuesto menemista)! La intención, esta vez, huele más bien a la urgencia de tapar un agujero.
Ahí está la evidencia: en el quiosco o en la red de redes. Dos planos americanos. Un frente con globos terráqueos en pico y la argentinidad bodypainteada. Y su reverso: una retaguardia con remera criolla y una colaless que enmarca unos glúteos pulidos. Ni un solo pozo. ¿Será photoshop? ¿Será que la euforia patriotera es capaz de rellenar las nalgas hasta dejarlas a punto bombucha? La nota de Veintitrés –llora la revista Barcelona, que apenas si podrá ahora superar este chiste– promete aquietar una intriga inmemorial: “Tetas o culo: el fin del debate nacional”. ¿Necesita más el lector o la lectora? Tal vez algo para entrarle al texto sin culpas, para quitarle el pecado de lo superfluo, lo sexista y el aburrimiento crónico. Pues bien, ¿para qué está la Academia si no es para echar luz sobre las discusiones que desvelan a la sociedad toda? Y la UBA sale al frente como único héroe (y cita de autoridad) en este lío: Locademia de Ciencias Duras al rescate. Si fuese otro dossier más de pechos y trastes suculentos, habría pasado inadvertido. Lo cómico (e irritante) del caso es que se quiere cubrir al “debate nacional” sobre estas zonas erógenas (excluyentemente femeninas) con cientificismo.
La investigación se basó en el estudio de la mirada de doscientos hombres que eligieron entre cuerpos no identificados. Sin eufemismos, ni metáforas enredadas. Quien busque capas de sentido a deconstruir bajo la lupa de los estudios de género, la tendrá demasiado al ras: todos esos culos anónimos se definen en función de la mirada de “184 heterosexuales confesos”.
El trío de científicos a cargo del experimento dice haber trabajado con imágenes de mujeres “lindas, o muy lindas, entre ocho y diez puntos”. Dan ganas de preguntar cuál fue el medidor. ¿Hablar de “calientómetro” suena a chiste fácil? Lo impreso sobre las páginas de Veintitrés supera cualquier chicana neologística. Unas líneas más abajo se expone, con tono de master class, que el semental argento se divide en dos razas: “culero” o “tetero”. Uno de los científicos explica la necesidad metodológica del ranking de chicas (8, 9, 10): “Estudiamos la preferencia entre buenas opciones, que no es lo mismo que descartar entre malas opciones”. Las chicas posan de espaldas, anticipando –para aquel que no quiera leer toda la nota– que hay un ganador que empieza con “C”. No tienen cara, sólo sus nalgas tostadas y firmes. Posan contra una baranda a la espera del sello que, quemándoles el cachete, las califique como aprobadas o sobresalientes.
¿Y por qué el debate es nacional? ¿Será porque en el imaginario algo del argentinismo remite a aquella iconografía del macho criollo que con una mano se desabrocha el primer botón del pantalón, con la otra sostiene el porrón y con la manga se seca la espuma de la trompa? Lo cierto es que en la nota aparece un dato, en boca de un cirujano plástico, que podría explicar por qué para Veintitrés este tema tiene los colores de la bandera: “En cirugías estéticas, la Argentina lidera el número de intervenciones en toda América”. Otra cifra: aunque ellos prefieren la retaguardia, en el quirófano, teta sigue matando culo.
Uno de los cerebros de estos hallazgos dice no escaparle a la discusión de si su investigación es machista o misógina. Y nada más. En referencia a que –según esta investigación– la parte de atrás se lleva la corona, declara: “Una conclusión podría ser que (al operarse más las lolas) las minas están gastando mal la guita. Tienen una razón fuerte: si un hombre les ve las tetas, ellas ven cómo se las mira”. No, no es una frase de Polémica en el bar pescada al ritmo del zapping: es Mariano Sigman, el director del laboratorio de Neurociencia Integrativa de la Facultad de Exactas, dejando un mensaje para la posteridad. Decir que acá para las féminas no hay voz ni voto es una redundancia al cuadrado. La mujer aquí es un poste; es que a ellos les gusta así, como ausente.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio