Discutir "El Estudiante" (reload)

Quintín sobre El Estudiante


Q: No, vi solo tres películas, pero me gustaría hablar de las argentinas. La primera, El estudiante de Santiago Mitre, es una película importante.

F: ¿Qué quiere decir una película importante? ¿Es buena o es mala?


Q: Ya llegaremos a eso, pero creo que marca definitivamente que el cine argentino independiente ha alcanzado estándares de producción notables. Esta es otra apuesta a la ficción grande producida por la alianza de dos nombres clave: Pablo Trapero y Mariano Llinás, que unieron fuerzas para esta película ambiciosa, de gran despliegue, hecha sin el dinero del Incaa ni de los fondos. Es curioso que, después de todo, Trapero y Llinás sean los grandes emergentes cinematográficos de la Provincia de Buenos Aires. Hasta aquí se habían repartido el territorio. Trapero se encargaba del conurbano y Llinás del resto, pero terminaron reunidos en esta boleta única. El estudiante es el resultado de un proceso que ha terminado creando un sistema incipiente pero de una gran potencialidad: un cine de productor, que incluye un trabajo profesional como el cine argentino no conocía cuando todo empezó a mediados de la década del 90. El estudiante es una película que reúne todos los requisitos de la ficción clásica: una profunda investigación previa, un tema interesante, un guión sólido, personajes atractivos, actuaciones impecables, una narración precisa y una gran consistencia en la propuesta. En algún sentido, se puede comparar con Sleeping Sickness por la ambición y el pasaje de un cine “chico” a un cine más grande. Si algo le falta a la película —y la diferencia de la de Köhler— es una marca autoral fuerte. En principio es demasiado derivativa de la filmografía de sus productores. El estudiante cuenta una historia muy parecida a la de El bonaerense y comparte dispositivos de narración, equipo humano y estilos de actuación con las películas de la factoría Llinás. Mitre estaba ya en la intersección de los dos caminos: fue uno de los guionistas de Leonera y Carancho así como uno de los directores de El amor (primera parte).

F: Lo estás borrando a Mitre como director. Es como si no existiera. Me parece injusto.

Q: No puedo decir demasiado de Mitre como cineasta. Es cierto que su nombre encabeza este proyecto y seguramente es responsable de la mayor parte de sus méritos, que no son pocos. Pero en El estudiante se nota ante todo la voluntad de construir una obra colectiva dentro de un sistema de referencias que pone entre paréntesis la idea de autor. De hecho, la transición del cine independiente está resultando la de un sistema de falsos autores como era el cine argentino hacia 1995, cuando llegaron los independientes, a un cine de equipos. Es cierto que algunos nombres (sin duda Trapero y Llinás figuran entre ellos) le agregan a sus películas el plus de una impronta personal pero lo interesante, en todo caso, es que la máquina empieza a funcionar sin que el nombre del director deba figurar, necesariamente, antes que el título, como ocurre en este caso.

F: Bueno y además de todas estas aclaraciones, ¿de qué se trataEl estudiante?

Q: Como en El bonaerense, en El estudiante hay un protagonista del interior que llega a la ciudad y hace su aprendizaje en un sistema de jerarquías, lleno de códigos y secretos. En este caso no se trata de la policía sino de la política universitaria.

F: ¿Es K o anti K?

Q: Creo que la idea de la película fue esquivar una definición en ese sentido, que hubiera sido inevitable si se tomaba un sistema menos acotado que el de la militancia estudiantil. Al elegir ese terreno, el guión se permite ser abstracto en cuanto a las identidades políticas pero mantenerse en una actualidad muy estricta. Las agrupaciones que aparecen en la película responden a esa fragmentación y construcción autónoma tan particular de la Universidad de Buenos Aires. Y como lo que está en juego es una elección de autoridades académicas, todo se puede mantener dentro de cierta ambigüedad sin necesidad de darle a los personajes una relación demasiado definida con el exterior. Lo que interesa ante todo en El estudiantees construir una ficción centrada en un territorio preciso, comoNueve reinas se centraba en el mundo de los estafadores.

F: ¿Y qué pasa?

Q: Roque es un personaje rico. Si bien arranca con la desventaja de no conocer el sistema, tiene condiciones para hacer carrera en la gran ciudad. Es audaz, seductor con las mujeres y aprende muy rápido: en este caso, aprende cómo funciona el mundo en el que ha decidido ingresar porque se enamora de una militante. La descripción que se hace del universo político es la de un juego interminable de acuerdos y traiciones movido por la ambición personal y, en alguna medida, también por los ideales. Sabiamente, la película no se expide sobre el porcentaje que tiene o debería tener de cada uno de esos ingredientes. Y se apoya en el minué de las negociaciones y las lealtades, de las traiciones y las sorpresas como El padrino utiliza las de la mafia. Como las películas de Trapero, El estudiante tiene el atractivo de llevar al espectador al conocimiento de un mundo verdadero de la mano de un relato ficticio. Y lo hace impecablemente, salvo por dos detalles. Uno son los textos en off dichos por un narrador que podría haber participado en Historias extraordinarias. En algún caso, estos aportan información al relato pero en otros incurren en digresiones amaneradas, como contar que Hipólito Yrigoyen y Lisandro de La Torre se batieron a duelo, lo que perturba la forma narrativa de la película y parece simplemente un homenaje del director al productor, como para que la marca de este se reconozca. El otro problema de la película es un final que incurre en una vuelta de tuerca de más y, hacia el final, crea un suspenso tan innecesario como forzado (algo parecido ocurre con el final de Carancho). Esa es otra diferencia con el impecable desenlace de Sleeping Sickness, que reconoce que todo está dicho y jugado antes de la escena final.

F: Te veo impresionado por la ambición del proyecto pero no me queda claro si es buena o mala.

Q: Creo que es una película sólida, que describe un mundo sobre el que el cine argentino no ha dicho nada y lo poco que había dicho estaba mal. El estudiante no cae en los lugares comunes cualunquistas que concluyen en el desprecio por la política. Los militantes de Mitre tienen debilidades, toman cocaína, son bastante ignorantes, están demasiado entrenados en la liquidación sin piedad de sus rivales y son poco confiables como personas y como políticos. Pero son de carne y hueso y no parecen peores que los médicos, los periodistas y los cineastas. Acaso sean mejores, tan solo porque tienen pasión por lo que hacen.

F: ¿Pero te gustó?

Q: Sí, pero no del todo. Vos sabés que a mí me gusta el cine de autor.

F: Eso es una antigüedad. Nueve reinas, que es un cine industrial, te había encantado en su momento.

Q: Esta está un escalón por debajo. Lo que me parece, para terminar este tema, es que va a causar impacto y temo que sea criticada por razones equivocadas.

F: ¿O sea?

Q: Es la típica película a la que se le va a achacar incorrección política y portación de apellido en esta Argentina tan intolerante en la que vivimos.

1 comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio