La nausea amarilla (IV)

"Venimos bien" dijo Macri, principalmente, y fue el lema triunfante. Apelación que es "objetivamente kirchnerista", como decía un amigo, Diego, no sobre Macri sino sobre nosotros, subjetivamente hambrientos de otra cosa. Esa reafirmación de un sentido común preservacionista, por un lado, acepta una relativa bonanza monetaria (desempleo menor al 10, pago en cuotas...), donde confluyen ambos mandatarios, pero hay otras materias donde uno acusa descontrol inmigratorio (¡los de afuera nos quieren demasiado, que lindos somos!), y la otra mantiene en imaginario y en algunas políticas a los derechos -cuidados- humanos. En cualquier caso, ambos "bandos", y no me refiero a los cuadros y dirigentes sino a los votantes que urnean el “venimos bien” macristinista, parecen en el fondo asumir que mucho mejor que esto, no vamos a estar. Es un cagazo, un cagazo que contrasta con los climas festivos de azules y amarillos. Macri baila mientras en sus votantes se envalentona la disposición a frenar una ambulancia por la fuerza para bajar al herido que transporta y masacrarlo porque es boliviano: la del Indoamericano es la postal porteña de los últimos cuatro años. Venimos bien.


La elección era la encuesta de las encuestas, como decía otro amigo, el round real de la representación mediática (para La Nación, de hecho, el pifie de las encuestas “kirchneristas” fue una de las principales noticias)... Uso puntos suspensivos porque cansa esta materia. Y se confirmó, con creces, que en Buenos Aires la primera minoría elije al country como frente. Como visibilidad común.

La segunda minoría fuimos el veinticinco por ciento del padrón que no fue a votar, lo que no puede siempre explicarse por historia. Conozco tres o cuatro que no fueron a votar y van a hacer ballotage kirchnerista ("oficialista" sería ambivalente), incluyéndome. Macri, 35 del padrón, abstenciones 25 del padrón, Filmus ya poquito.

No fui a votar porque el juego de caras no me mostró en ningún punto ligues con cosas en movimiento en el cuerpote social. El único hubiera sido Luis Zamora, que al menos hizo explícito que su ausencia de orga se debía justamente a una ausencia de movilización popular. No fui a votar porque era un esfuerzo (aunque las mesas mixtas tentaban) y me resistí a aceptar que eso era lo que una implicación política reclamaba.

Lo de Filmus fue demasiado lastimoso como para someterme al cálculo de su conveniencia. Macri ganó diciendo "vamos bien", objetivamene kirhnerista, y por eso mismo no tenia sentido que Filmus descansara en decir “estoy con Cristina”. Cuanto más calladito mejor, Filmus, muñecazo completo, estrictamente un nadie, un cualquiera: con su pinta de oficinista cansado, no supo referirse a ninguna cosa que fuera cosa en la ciudad. Macri en cambio demuestra que llegado el caso no se escandalizaría por linchar a todos los bolivianos ilegales (para el no existe problema de vivienda, sino de casas y terrenos tomados, huelga decir), o sea, que cuando no estemos tan bien, hemos de ser pragmáticos y segregacionistas.

Filmus, una figurita. No lo usó a Boudou, Cristina, que hubiera sacado al menos cinco puntos mas, por guardarse la conquista de simpatías centroderechistas jóvenes para el comicio Mayor. Boudou, el que sabe adaptarse a un mundo que cambia. Ese su merito: no "estar del lado de los intereses populares y de los procedimientos democraticos", por así decir, sino saber adaptarse a lo que piden los tiempos, lo que le piden a la coyuntura cotidiana de los números fiscales. Ahí está Amado preparando su sonrisa para los cambios... Para cuando sea obvio que hay que ajustar, sensible y concienciado gestor de la fase humana del  neoliberalismo.

Fue pensar en Filmus con su amarretismo ante la cantidad de cosas que debería querer decir un aspirante a gobernar la ciudad, en Boudou y su sonrisa de éxito arribista, y preguntar el precio del roast beef, 36 el kilo, 39 el vacío, para no solo confirmar que no votaría a FPV en primera vuelta, sino que lo haría en segunda más incómodo de lo que venía pensando. Y Cabandié... compensan la burocracia posmo de Filmus (oficinista k), el neoconsevadurismo de Boudou, con la reivindicación militante del hijo de desaparecidos recuperado... Que no por haber nacido en cautiverio y recuperado su identidad -como se dice- queda exento de la tan democráticamente distribuida materia de la estupidez... Como si origen fuera esencia, o como si la desgracia sufrida otorgue potestad política (en ese sentido, la autoridad política de Cabandie no dista mucho formalmente, con otra composición histórica e ideológica, de la de Blumberg, y hasta la felonía del terrorismo de Estado resulta una especie muy concreta de privilegio). Cabandié no puede mantener una conversación, no puede memorizar un argumento de campaña (estremecedores sus spots en You Tube); cuando habla demuestra que su costumbre fisiológica –esa papa atravesada en la garganta- comparte matriz con la de Mauricio, el del amarillo, el que baila como animador sin talento de fiestas infantiles o empresariales, el hijo de puta, el increíble, increíblemente feo, desagradable como una gallina vista de cerca. Entre el odio que los progres le profesamos se encuentra un componente similar al que algunas gorilas tenían contra Eva: Macri es muy vulgar. Es mal gusto. ¡Uiii ui uii ui rack iu! Un perejilazo, un payaso nos gobierna. Ya como espectador de la Ciudad de Buenos Aires, como público argentino que soy, a Macri lo encuentro intolerable. María Eugenia Vidal no sale, en absoluto, del arco idiosincrático del country; Rodríguez Larreta, Michetti, podrían no salir del confesionario, Puerto Madero, barrio privado, pero salen. Los que ganan son los chetos: gobiernen, platudos, hablen. Mentime que me gusta: sé que has de tolerar mi verdad cuando, como buen bicho mojado, me ponga feroz. Dos mil once, año falluto y reaccionario. (A.V.)
1