Patricio rey metió la cola

por Lean



Fueron dos días que conmovieron al mundo ricotero. En pocas horas se agotan las 50 mil entradas para el show del Indio Solari en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Con la velocidad de lo inmediato, el anuncio se viralizó por redes sociales y foros que devinieron nodos de expresión de la impotencia y el malestar.

Un comunicado firmado por Indio y su equipo pide disculpas por la situación y promete un nuevo recital en diciembre, parece que no hay vuelta atrás, “en los estadios cerrados no se presenta la posibilidad de modificar lo que el espacio físico limita”. Una frase que, inconcientemente, hace mella en el imaginario redondo de disponerse hacia lo ilimitado e infinito; copar la luna, habitar masivamente autódromos o hipódromos que no son más que mesetas sin estriar en donde se diluyen las fronteras entre el púbico y el horizonte, viajar por todo el país (en este sentido, Mendoza es tierra de bárbaros, aún no anexada al dominio del Rey Patricio) ir a un recital con o sin entrada (pero nunca verse con el inédito cartel de sold out), pactar fidelidad hasta después de la muerte.

Pantalla de por medio, se le enrostran al Indio (y a su Robin Julio) frases de su autoría –pero no de su propiedad- esto no me arregla a mí, ¿no nos dijiste que el que abandona no tiene premio, eh?, cuando el billete hace que baila. En el grito colectivo se pliega todo: la bronca del hincha, la histeria del fan, los tics del consumidor estafado, el golpe a la autonomía del que quería ir por la suya (en su autito, con su familia, o en empresas particulares de transporte o en bondi o combis con amigos), pero también del que planifico sus días de mini-turismo redondo y se indigna por las reservas de Hotel y los pasajes de avión pagos, los ricoteros de provincias como Jujuy, Corrientes, Misiones o Neuquén que quedaban aislados de los puntos de venta (en muchos casos a 300km), los ricoteros noventistas que crearon pymes roqueras que organizan y gestionan viajes al interior ofreciendo seguridad y confianza (entre tanto cachivache suelto, son un mal necesario, delears de cuerpos extáticos que necesitan delegar la gestión de los viajes en otros –que estén afuera del mambo- para poder disfrutarlos intensamente y bajo el principio de embriaguez) y que aprendieron por donde viene la mano (mercantilizando la experiencia pasada; yo la viví, ahora te la vendo), los ricoteros históricos que, por años y recitales vividos, piden carnet de vitalicios, los nuevos ricoteros a los que se le frustra el sueño de la primera vez y la subjetividad empresarial de los que compraron entradas en gran número y las revendían en Mercado libre o Ticket bis a 1500 o 2000 pesos. Una de las maneras de leer esta multiplicidad fue sopesando comentarios, actitudes y acciones a partir de la permanencia o la quita de la identidad ricotera: esos no son ricoteros, nosotros sí. Ignorando que, en verdad, ricoteros somos todos. Hay ricoterismo barrial, ricoterismo blanco, ricoterismo militante, ricoterismo mediático, ricoterismo estatal, ricoterismo empresarial, ricoterismo progresista y ricoterismo convervador. 

Pero en las redes sociales no todo fue catarsis o pases de factura, también se incubaron movidas 2.0; escraches a revendedores, videos de youtube que expresaban la decepción, grupos en facebook que buscaban firmas para pasar el recital al Hipódromo (posteando capturas de google earth en donde se ve la cercanía con el estadio, “ven, está ahí nomás”), y sobre todo, amenazas de pasajes al acto (como se vió en Mendoza con ricoteros que cortaron la calle para protestar), de duplicar el agite en los alrededores del estadio, en las puertas de entrada, “locos, voy igual, con entrada o sin entrada, voy”, “voy por la previa, después vemos”. Una memoria ricotera del caos y de la violencia se expandió y se utilizó para la extorsión, “puede haber muertos Indio, fijáte”. Estos enunciados activaron la alarma antidisturbios, tocaron las sensibes fibras sociales del securitismo, la amenaza fue al hueso, “la vamos a pudrir”. El desborde se traducía en un posible punto de ingobernabilidad que haría tambalear la paz social ricotera de la década ganada, la alianza entre pueblos y ciudades del interior “hospitalarias” y ricoteros pacifistas y consumidores de las economías domésticas. Sobre la fiesta para todos, pendía la amenaza de la intolerable exclusión…

En poco más de un día y medio, un nuevo anuncio del Indio comunicaba que el recital se pasaba al Hipódromo de Mendoza (de capacidad ilimitada). Más allá de que las razones dadas para la mudanza sean la gran demanda de entradas, la cosa no pasó únicamente por la lógica mercantil (sin menospreciar los millones de pesos que mueven estos recitales), también el miedo a los desbordes y a las posibles situaciones de violencia, pesó en la decisión. No se pueden subestimar los efectos de la frase, “sin entradas voy igual”.

El primer comentario en la página redonditos de abajo (especie de órgano oficial de comunicación entre Indio y sus seguidores) luego de que se agotaran las entradas, fue un insulto para el Indio, el primero luego de la confirmación de la mudanza al Hipódromo fue un agradecimiento al Indio, en el medio de la personalización del agite social ricotero en el cuerpito del pelado, tuvieron lugar manifestaciones interesantes en las que se le hablaba al Indio metiendo al tercero en cuestión -el que, al fin y al cabo, decide todo-, parece que la mención tuvo efectos, “Indio, si dejas tirada a la gente, Patricio Rey te va a cagar a patadas en el culo”.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Primera Escuela Zapatista: descargá sus cuadernos y materiales de estudio